¿Pesadilla o realidad?

Nuestra relación fue una pesadilla, desde el principio. Todo eran gritos, disgustos, lloros, más gritos, silencio y vuelta a empezar. Lo peor es que le echo de menos. A su antiguo él, el que me prestaba algo de caso… Antes, al conocerle, era el príncipe azul que toda chica querría en su vida; en mi caso ni muy pegajoso pero sin dejar de ser atento. Me hacía reír, me hablaba del futuro tan maravilloso que tendríamos si nunca le dejaba de lado, a su lado me sentía mejor que bien. Pero fue comenzar todo, dejar las cosas claras y el juego cambio. El príncipe azul se convirtió en lobo feroz. Y la huida por el bosque tardó más que los cinco minutos que dura el cuento. Hasta que el bosque se acabó, dejando a su paso un gran abismo, y yo decidí (sí, decidí) saltar al vacío sin mirar primero.

Era de esas relaciones tóxicas en las que dejas de ser tú por intentar ser quien la otra persona quiere, a pesar de que os conocieseis y gustarais como originales. Pero todo llega a su fin, ¿no? Al menos eso parece. Pensé que me iba a aportar más como persona pero me equivoqué. Y llegó el punto final. Y fue cuando me lancé del acantilado para darme de bruces con el frío mar. Y cuando más pensé que dolería la caída, menos sentí. Y en cuanto recibí el golpe, supe que todo mi esfuerzo, todo el empeño, había sido en vano.

Eres el sueño que espero no volver a tener.

Gamma normidas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s