En cinco años

Como a todos aquí parece que les gusta quejarse y no me quiero quedar atrás, también debo rellenar un formulario de queja. No quiero sonar melodramática pero tampoco excesivamente romántica, así que lo diré de la forma más sencilla que pueda.

Mientras buscaba ideas para escribir algo en AwA, me encontré con algunas frases de Regina Brett, posiblemente muchas de ellas las hayan leído alguna vez en las redes sociales (ya saben, las típicas frases que publican sin autor para tener más “followers” o más “me gusta”),  o tal vez nunca las hayan leído.

A pesar de ser una mujer muy cristiana (de hecho ha publicado varios libros relacionados con Dios), es bastante realista y digamos que (para que no se me olvide lo que voy a escribir) simplemente me llamó la atención, en particular me gustó mucho una frase  que dice algo así: “Enmarca todo llamado desastre con estas palabras, “en cinco años ¿esto importará?””

Posiblemente muchas de las cosas que creemos que son lo peor que nos puede pasar no tendrán ningún tipo de relevancia de aquí a cinco años, por ejemplo, luego de que se publique este número de la revista, todo el drama que armé porque no sabía qué escribir no lo recordaré ni yo ni quienes lo vivieron conmigo. Tampoco recordaré que estaba escuchando una canción de tal artista que justo ahora me gusta mucho, o cuál era, mientras escribo esto.

¿Que cuál es mi intención al hablar de esto? La verdad es que tengo una vaga idea de lo que quiero escribir pero no logro concretarlo en mi mente, así que he decidido simplemente soltarlo todo, así puede que logremos llegar a algo, o puede que solo uno de los dos llegue a una conclusión.

Para cuando el próximo número se publique ya todos habrán visto los resultados del cuatrimestre anterior, ya sea que hayan aprobado todos los exámenes por los pelos, o hayan sacado una buena nota, o hayan suspendido algún examen y estén deprimidos porque ya una o dos materias las tienen que dejar para junio, me gustaría alegrarles el día haciéndoles la misma pregunta de antes.

Para salirme un poco del tema, debo decir que preguntándole a varias personas acerca de qué escribir, alguna me dijo en plan rollo filosófico: “Pero también tenemos que pensar en los que tienen más preocupaciones a parte de la universidad”, le contesté que me parecía una idea estupenda mientras pensaba: ¿acaso existen otras preocupaciones? Pero ya que le contesté eso no  me queda de otra más que desarrollarlo, y qué mejor forma que ¡dando ejemplos!

Ya sea que hayan suspendido el examen de conducir, les haya dejado su novia (o novio), o se hayan dado cuenta de que no tenían jamón cuando les apetecía más que nunca un bocata de jamón y queso, piensen un minuto si eso se puede resolver, en el caso más sencillo, el del bocata (por si alguien se ha perdido), solo basta con salir y comprar un poco de jamón, y con los demás casos, pues habrá que apañárselas más o menos dependiendo de la situación. A lo que voy, si el problema por el que están pasando se puede solucionar, y no tendrá repercusiones de aquí a cinco años (más o menos), entonces no hace falta que se tiren al suelo y se rasguen las vestiduras.

Volviendo al párrafo inicial, que creo que ya va siendo hora de terminarlo (aunque no lo crean llevo escribiendo esto 3 días), llegó la hora de formular mi queja, pero antes de eso… ¿Alguien sabe dónde están las hojas de reclamaciones?

 

Nombre: Nullius

Queja: Díganles a los demás que dejen de quejarse tanto, que yo también respiro su negatividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s