Mi perfecta evasión

A veces, quizá, muy poquitas veces, pierdo la cabeza. No lo puedo evitar, aunque es muy poco común en mí. No soy de esos que pierden la cabeza fácilmente, ni muchísimo menos por cosas que… Digamos que no lo merecen. Pero sí, en este mundo tan insano en el que vivimos, perder la cabeza, a veces, quizá, todas las veces, sea nuestra única vía de escape. Muchos prefieren un escape más material, del tipo “caballo rojo”, o “dale to´ahí en vena”, no, yo no soy así, todo lo que necesito, todo mi escape, mi evasión, está aquí, sí, sí, aquí, en mi cabeza, en el único lugar en el que no hay límites, barreras ni fronteras, el único lugar en el que se puede gozar de una plena libertad, sin ataduras, pensando y disfrutando únicamente de nosotros mismos. Lugares, lagos, pinares, arboledas, tristes y, a veces, calenturientos cuartos de agua… No sé, millones de lugares, millones de situaciones bien diferenciadas de las que disfrutar. Por cierto, ¿mi lugar favorito?¿Mi acción favorita? Perderme en su mirada. ¿Un relato de corte existencial? No, no, yo no soy así, yo simplemente digo que mi vía de escape se basa en el calor de alguien, el saber que tu corazón tiene dueño/a ilegítimo/a, que por muchos exámenes, ya sean parciales o finales, que desgraciadamente no hayas “podido estudiar”, siempre estará ahí. Esta es mi manera de evasión y mi historia, ahora te toca a ti buscar tu historia.


Gattit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s