Imágenes de Jauja

Todos quieren al increíble hombre-pollo. Todos preguntan al increíble hombre-pollo. Él lo sabe todo. Fui a preguntar al increíble hombre-pollo, él era el único que podía ayudarme, por este motivo quería confiarle mi problema ya que todo el que acude al hombre pollo ve sus problemas mágicamente solucionados. Vivía muy lejos, pero no me importaba, viajé en tren tan lejos como este transporte me permitió, pero aún muy estaba lejos del hombre-pollo. Otros con problemas me acompañaban en mi camino, pero poco a poco algunos se fueron dando la vuelta, sus problemas no tenían tanta importancia como para hacer un viaje tan largo.

Seguí viajando como malamente pude, llegamos más allá de donde los ríos son de miel y las piedras de caramelo, algunos prefirieron quedarse allí. Desde donde nos encontrábamos podíamos ver el palacio donde se encontraba el increíble hombre-pollo, pero aún faltaba sobrepasar el obstáculo más difícil, el palacio estaba construido en la cima de una montaña de roca maciza, tan pulida que podíamos vernos reflejados como si de un espejo se tratase. Los que me acompañaban se dieron la vuelta. Cuando conseguí subir a la cima me encontraba sumamente cansado y sin embargo quería ver inmediatamente al increíble hombre-pollo, mis piernas avanzaban pero parecían no pertenecerme, llegué a una habitación exageradamente amplia en cuyo centro había una pequeña mesa sobre la que se encontraba un nido construido minuciosamente con pequeños palos dorados donde reposaba el increíble hombre-pollo.

-Increíble hombre-pollo, tienes que ayudarme, necesito saber cuál es el propósito de mi vida

El increíble hombre pollo no respondió, por lo que me acerqué y lo llamé varias veces “¡Increíble hombre-pollo! Ayúdame”. Mis incipientes golpecitos con el fin de despertarlo hicieron que la mesita donde estaba se tambalease y cayese al suelo. El increíble hombre-pollo yacía inmóvil en el suelo, completamente despatarrado. “¡He matado al increíble hombre-pollo!” fue lo primero que vino a mi mente, pero considerando que no respondía cuando entré determiné que ya estaba muerto desde el primer momento en que lo vi, así que se desvaneció en mí cualquier sentimiento de culpa. Dos hombres entraron en la habitación.

-¡Has matado al increíble hombre-pollo!- Los sentimientos de culpa volvieron bruscamente. Ambos iban uniformados por lo que debían ser empleados del palacio.

–Ahora tú debes ocupar el puesto del increíble hombre-pollo.

-Eso no es posible, yo no soy tan sabio ni doy respuestas que ayuden a la gente como lo hacía el anterior hombre-pollo.

-Eso es lo de menos, cuando él llegó tampoco sabía nada, ¡Nadie sabe nada! Pero… ¡Todos quieren al increíble hombre-pollo!

Fringergüeber

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s