Colaboración/Ensayo-Reflexiones/Exposiciones/Literatura/Publicado en la Revista

La Voz del Viento

En el Cielo está escrito que no es real, que nunca nos desvanecimos en la colina del templo. Sin embargo, en la Tierra queda el hueco de nuestros cuerpos, escuálidos y frágiles como las golondrinas que aparecen por tu ventana cada mañana. Es fascinante cómo se puede recordar algo que nunca existió y olvidar la realidad. Engañar al Yo para calmar al Ello, vivir obviando el pasado y recreando presentes que se evaporan con el agua. Con las luces del invierno inventamos el trigo que ahora yace entre nuestras manos, tan frías como el encuentro de las almas al atardecer. Jugar con la mente es tan fácil que cualquiera podría creer que está soñando. Y es que el sueño es lo que nos hace estar vivos, porque no es necesario andar con los pies cuando puedes vivir en los árboles y tararear la canción de los días tristes mientras las amapolas ríen con tus ojos, tan brillantes como ciegos, tan insulsos como nítidos, y tan llenos de verdad. La vulnerabilidad del Sol alimenta la piel de los que viven desnudos frente al mundo, olvidando que son ellos los que hacen que los planetas se alineen en cada despertar, corriendo entre círculos polares que carecen de sentido e historia, e inventando flores con las que seguir compartiendo aire. Y toda esta magia se vuelve real y terrible cuando al cerrar los ojos encuentro en un papel arrugado, aquellas palabras, escritas con sangre en el firmamento.

“Es una obra de arte

tu cuerpo y mi cuerpo

tu sexo en el mío

unidos (por fin).”

Pi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s