De los órganos y su alma

El terrible 24 de Octubre, entre una sábana y un reloj-alarma recordándome que las 6:50 son la hora de comenzar el día, pude leer entre los cristales rotos de mi teléfono una noticia que me provocó un escalofrío comparable a una mala película de terror, donde no sabes bien que te da más pena, si el guión o esas dos horas que ya jamás volverán.  Tuve el valor de pinchar en el enlace que así  versaba: “No está demostrado que el alma no se transmita en un trasplante”. 

Más allá de uno de esos titulares cebo, donde nada acaba siendo lo que parece, éste, por una vez en las noticias que se cuelan en nuestra vida a través de internet, venía a decir exactamente lo que anunciaba;  alguien había formulado esa perla y ,sin tapujos, se había ido a dormir con la conciencia tranquila del deber cumplido. ¿Quién cojones habrá dicho esta barbaridad?-me inundó una duda que me reconcomía esos segundos que tarda en cargar. ¿Chávez?¿Maradona?¿Carmen Lomana?-por ahí debían andar los tiros…Y de repente, como un puñetazo ¡Zas! Puedo leer que la asesina de intelecto se presenta delante de mí con una seguridad apabullante, bien puesta, en su sitio, haciendo un favor al resto de la humanidad planteando dudas acerca de lo humano y lo divino. Algo así como un Valle-Inclán moderno. No es otra que la presentadora de moda entre las mañanas de tanta gente,  que ahora poco más puede hacer que ver la televisión. Mariló Montero, una humilde trabajadora al servicio del Estado, que tan amablemente cobra 240.000€ anuales a cambio de unos servicios altamente cualificados y de contrastada necesidad.

Es decir, que mis padres trabajan una media de 11 horas al día, declaran al fisco religiosamente contra su voluntad, se quitan de puentes y esos zapatos tan espectaculares de la calle O’Donell, para que el Estado, de buena fe, pague los hospitales donde no vamos, la educación que recibimos (no puedo ir a algunas clases porque el aula está llena), abone las pensiones que han decidido recortar a unos abuelos que no tengo y garantice una seguridad a los ciudadanos, la cual tardó 4 horas en aparecer cuando mi madre la necesitaba en un caso de imperativa urgencia y peligro para su integridad. Es decir, mis padres trabajan para que el Estado garantice todo esto, y además para que una señora que tiene la vergüenza torera de decir tamaña brutalidad de las noticias de la farándula española, y pueda cobrar 240.000€ al año.

¿Intrigante?¿Indignante?¿Aberrante? Esto solo puede ocurrir aquí, que los paletos de pueblo hablen a millones de personas cada día, y que encima se les aplauda. Esto, amigos míos, es culpa de la sociedad podrida que nos ha sido entregada y que tan gustosamente hemos aceptado. El sudor del sacrificio de mucha gente, las lágrimas, las paranoias, las desesperanzas, el estrés, los dolores de todos ellos van directamente a financiar esto. Vamos a la tienda a por libros y apósitos y nos dan un ¡Hola! y un navajazo en el pómulo.  Y…podríamos seguir conversando sobre una mujer que fue dama de un presidente, y que valientemente y sin ninguna experiencia más que la de pasear anacrónicos vestidos tuvo el coraje de convertirse en alcaldesa de una bonita Villa, que celebraba fiestas, y en la que felicidad no conocía fin. Pero eso amigos, es otra historia, posiblemente inventada, posiblemente real, pero que solo podrá suceder en un lugar: en el país de roba y diviertt nunca jamás.

Colaboración por: Alzola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s