Mastur-gasmo

El pliegue del pantalón le estaba rozando de una forma muy curiosa. Se sentía rara, rara pero bien. La espalda contra la puerta del vagón y las piernas cruzadas parecían no inducir a nada. Aunque tuviese las manos en los bolsillos, estas estaban quietas. Lo cierto es que sentía algo. Cerró los ojos mientras sus pezones empezaban a endurecerse tras sus capas aislantes del frío, así que no era por eso, no. En ese momento cualquier hombre de ese vagón estaba bueno. Su parada: aunque no lo fuera ahí se bajaba.

Era incómodo sentir esas cosas cuando no se deseaba. Se dio cuenta de que podría haber movido la pierna para que el pliegue hiciese el resto y debería haberlo intentado pues se trataba de una oportunidad inmejorable. Nunca lo había conseguido sola.

Esa semana le ocurrió dentro de un ascensor por un paraguas mal colocado, en el supermercado al dejar un calabacín en el carro y en un taxi al pasar por una calle adoquinada.

Últimamente parecía predispuesta a ello y cuando no trabajaba se encontraba sola en casa. Apenas salía a la calle en sus ratos libres y en esa ciudad no conocía a mucha gente con la que relacionarse. Echaba de menos la compañía de un hombre, sobre todo del último que pasó por su vida. No lo había olvidado y menos ahora que pasaba tanto tiempo sola y cachonda.

Lo iba a hacer. Esa noche había cenado afrodisíacamente y la temperatura de la sala estaba regulada a la perfección. Disponía del instrumental a utilizar en caso necesario pero esperaba conseguirlo de manera natural.

Le parecía difícil planear ponerse cachonda, pero lo tenía que intentar así que manos a la obra, nunca mejor dicho.

Empezó a recordarle, con sus manos sobre ella, recorriendo suavemente su cuerpo. Tomó la almohada y la asió entre sus piernas y sus brazos. Era larga y compacta, pero suave por fuera. Frotó su oreja contra la funda blanca y se agarró a su piel, olía bien, olía a él. Se abrazó más fuerte, cerrando sus piernas y respirando más intensamente. Se dio la vuelta.
Caricias sobre los pechos, la cintura, el pubis, el clítoris, suavemente un dedo ahí, encima, hacia un lado, aquí parece que me gusta más, el corazón sobre el clítoris y la palma de la mano presionando el pubis. Así se lo hacía, más o menos y le gustaba mucho. Se toma con dos dedos el clítoris, con cuidado, con cariño, el que le falta, sí, qué bueno. Ahora uno dentro, poco a poco hasta el fondo y el pulgar sigue trabajando afuera, esto es genial, ¿cómo no lo habré hecho antes? Se le empieza a acelerar el pulso y la respiración y cierra los ojos para notar más los efectos de esta droga recién descubierta. Cierra las piernas para notarse los dedos dentro, sí, ahora tiene dos, ¿por qué no uno más? Tres, oh, joder. Cierra y abre las piernas porque es lo que le pide el cuerpo y visualiza su pene dentro, apretándose contra sus paredes, estimulando su punto g, como ella ahora con la yema de su dedo corazón. La otra mano juega con los pezones, sube hasta su cuello, sus pelos, los agarra con las uñas. Sube la velocidad de los dedos, los mueve dentro, todos y uno respecto a otro, está mojada, uf, esto es genial, ah. Ya llega, lo nota, los espasmos empiezan, le tiemblan los ojos y se le corta la respiración, sus gemidos son imparables, cierra las piernas, se despega de la cama ¡ohhh!

Al rato, una sonrisa le cubre la cara.

Parecía difícil pero realmente no lo era. Con el tiempo se convertiría en una sana costumbre e iría perfeccionando la técnica. No dejaba de estar salida y de recordarle a él y a su pene dentro de ella. Quizás aquello era mejor, pero esto es seguro, es real, es placentero. No combate la soledad pero al menos la hace más llevadera.

Castidad

Anuncios

One thought on “Mastur-gasmo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s